7 Errores comunes al preparar zumos y que debes evitar

Resulta bastante muy probable que cometamos errores en la preparación de zumos que hacen que el resultado final no sea el esperado y no es sino hasta que nos topamos con este tipo de artículos que nos damos cuenta de ello.

Cuando preparamos los zumos sin tomar en cuenta las recomendaciones, puede que el resultado sea escaso de nutrientes, que el sabor sea diferente porque ya se ha oxidado o que nos excedamos en la cantidad de jugo que ingiramos, tranquilo, aquí te daremos unas recomendaciones para que de ahora en adelante tus jugos sean mega deliciosos.

Errores que probablemente estás cometiendo en la preparación de tus zumos

1. Uso de exprimidor centrifuga

A la hora de preparar un zumo quizá utilicemos un exprimidor centrífuga por ser bastante rápido y porque separa la piel y la fibra del líquido, lo malo es que al estar el alimento expuesto a calor y al choque constante del metal del filtro, las propiedades de la fruta cambian, resultando en un licuado menos nutritivo y sin fibra.

Una forma de corregir la falta de nutrientes del licuado es cambiando el utensilio que utilizamos para su preparación, como la licuadora de prensado en frío que, aunque es más lenta, extrae el zumo de la fruta por presión conservando las vitaminas de la fruta intactas o con una batidora de vaso que conserva además de las vitaminas, la fibra.

2. No beberlo fresco

Beber un zumo que lleva ya rato preparado y que además no ha sido correctamente almacenado, puede resultar en una experiencia poco agradable, los ingredientes ya van a estar oxidados y el sabor puede resultar diferente.

El mejor momento para beberse el zumo, es recién exprimido. Está fresco, resulta más refrescante y es que beber un jugo que apenas esté saliendo de la licuadora es toda una experiencia maravillosa para el paladar. Si no vas a consumirlo de una vez, te recomendamos guardarlo en la heladera en un envase de vidrio o llevarlo al freezer.

3. No elegir productos orgánicos/ecológicos

La elección del alimento es sumamente importante. Si eres de los que prefiere alimentos que han sido cultivados en campos donde utilizan muchos pesticidas y fertilizantes y además no los lavas bien, es muy probable que tus zumos estén cargados de esos productos químicos altamente tóxicos para el organismo.

Usar frutas y verduras de la temporada cultivadas localmente son una mejor opción, suelen tener muy poco o ningún químico, por lo que el licuado será más nutritivo y saludable. Además, es importante lavar muy bien tus frutas y verduras, así le quitas el sucio que pueda tener en la cáscara que puedan alterar el resultado final.

4. Abuso de azúcar

Desde chicos nos han enseñado que al zumo se le añade azúcar de mesa, que de otro modo sabe insípido. La realidad es que al hacer esto, estamos dándole una bomba de azúcar al cuerpo y un trabajo tremendo a nuestro organismo que a la larga va a traer consecuencias terribles para nuestra salud.

Las frutas y verduras ya son dulces. Al preparar los zumos el azúcar que contienen estos alimentos se desprende de la fibra quedando libre en el líquido, por lo que el resultado va a ser dulzón. Al no agregarle más azúcar al jugo, lo haces más saludable y ayudas a tu organismo.

5. Beberlo demasiado rápido sin pausa

Beber muy rápido, al igual que comer muy rápido, no le da tiempo suficiente al estómago de enviarle señales a nuestro cerebro que está recibiendo alimento, por lo que, si bebes muy rápido, muy probablemente quieras tomarte uno o varios vasos más de zumo.

Mientras más lento se come y se bebe, las señales que viajan del estómago al cerebro tienen tiempo de llegar y procesarse adecuadamente, te sentirás saciado y con un vaso será más que suficiente.

6. Beberlo junto con las comidas

La cultura nos ha enseñado a acompañar las comidas con zumos, hacer esto hace que nuestro organismo trabaje el doble al tener que absorber los nutrientes de la comida más toda la azúcar libre de la bebida.

Se recomienda beber los zumos en ayunas y recién preparados, de esta forma el cuerpo absorbe mejor todo lo bueno que aporta el jugo.

7. Abuso de un solo tipo de fruta/verdura

Consumir demasiado zumo es lo menos recomendado para tu salud. Cuando preparamos zumos necesitamos mucha más fruta o verdura de la que ingeriríamos sin procesar, por lo que le estamos dando a nuestro organismo muchísima más azúcar y vitaminas de las que necesitamos.

La cantidad de zumo recomendada al día es un vaso. Beber la cantidad recomendada al día trae beneficios para la salud, te ayudan a tener más energía y a absorber esos nutrientes del líquido sin saturarnos.

Recomendaciones finales

Beber zumos trae beneficios para la salud (ya que conservan las propiedades de las frutas), y hacerlo de forma correcta, es incluso mejor. Ahora que ya hemos hablado sobre los errores más comunes y cómo solucionarlos, ya no tienes excusa para seguir cometiéndolos. Te invitamos a que visites las diferentes secciones de extractores para zumos naturales y de esa forma ayudarte a elegir el más adecuado.

Más artículos sobre licuadoras, batidoras y exprimidores

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)
Diana Segovia
Diana Segovia
Soy especialista en nutrición desde hace 7 años. Me encanta combinar y probar diferentes ingredientes para obtener una buena dieta equilibrada.
Contacto - Política de privacidad - Afiliados Amazon - Política de cookies - Aviso legal